miércoles, 11 de enero de 2017

¿Por qué Linux? Ventajas en la utilización de este Sistema Operativo.

Este artículo, no ha sido escrito por mí, aunque sí me corresponde la traducción del mismo (del idioma inglés al español), y las modificaciones y adaptaciones realizadas al original.
No obstante, comparto absolutamente la opinión del autor original. Leyéndolo, me identifiqué plenamente con su contenido e intención.
Al pie del mismo, figuran los derechos de autor correspondientes.


¿Es Linux adecuado para ti? O, bien, ¿eres tú el adecuado para Linux?

¿Cómo sabes si eres un candidato potencial para convertirte en un usuario de Sistemas Linux?

Comencemos por algo simple: ¿cuál es la primera aplicación que abres después de encender el ordenador? Si pensaste en un navegador, tal como Firefox o Google Chrome, por ejemplo, entonces eres un potencial usuario de Linux.

Atrás quedaron los días en que el sistema operativo solía ser el componente principal de la computadora. Hoy en día, el navegador ha tomado gran protagonismo y es la puerta de entrada al mundo de la información.

Ya sea que estés comprando en Amazon o e-bay, conectándote con amigos a través de redes sociales, lidiando con temas laborales por correo electrónico o VoIP (voz sobre IP, videoconferencias, etc.), gestionando tu tiempo a través de calendarios, colaborando con equipos en Google Docs, escuchando tu música favorita, entreteniéndote en YouTube o viendo la última película de taquilla, todos estos son indicadores de que pasas mucho tiempo utilizando un navegador. Linux puede con eso, de manera sobrada, y con mucho más.

Construyendo el espacio para Linux

Para bien o para mal, la mayoría de los archivos se han movido a "la nube" (Internet) y gran cantidad de aplicaciones se han convertido en servicios. En el pasado, la mayoría de la gente escuchaba música en Windows Media Player; hoy, se escucha en gran medida a Spotify y desde YouTube. Atrás han quedado los días en los cuales la única manera de ver películas era utilizando un reproductor como el ya mencionado Windows Media Player; ahora, es muy común ver Netflix, pelis24.com, HBO online, y servicios similares.

No necesitas el Office de Microsoft para trabajar en documentos, presentaciones, hojas de cálculo o bases de datos; Google Docs se encarga de casi todo. No es necesario guardar todos los archivos en el 'Escritorio' o en la unidad 'C', la cual tú te desesperas por salvar cada vez que se Windows se rompe; gran cantidad de nuestros datos (laborales o personales), residen en Google Drive, Dropbox, servidores remotos (como los programas empleados por las empresas -tales como los de las instituciones de enseñanza pública, los formularios en línea del Banco de Previsión Social, el Banco Hipotecario, la banca pública y privada, Dirección General Impositiva, etc).

El punto es que ya no necesitas aplicaciones de escritorio (programas instalados en tu ordenador) para hacer un trabajo serio, o para divertirte. Lo que también significa que no necesitas un único sistema operativo para acceder a esas aplicaciones. Cualquier sistema operativo que pueda conectarse a Internet y te permita utilizar dichos servicios, resolverá tus necesidades.

Si ya estás utilizando estos servicios como parte de tu vida digital, estás a mitad de camino. Ya no necesitas Windows: estarás mejor con Linux.

Pero ¿y si verdaderamente necesitas aplicaciones determinadas, las cuales solamente funcionan en Windows?

Dependiendo de tus necesidades y de las preocupaciones que tengas por tu privacidad, es posible que no quieras moverte completamente a la nube. No te preocupes, Linux te protegerá. Existen alternativas de código abierto para casi todos los programas propietarios, algunos de los cuales son realmente mejores que sus pares de carácter comercial.

Amarok y Clementine están entre los mejores reproductores de música y poseen más funcionalidad que iTunes o Windows Media Player (WMP). VLC es uno de los mejores reproductores de vídeo que hay, incluso mejor que Quicktime o, de nuevo, WMP.

Casi todos los mejores y principales navegadores, incluyendo Firefox, Google Chrome y Opera, están disponibles para Linux, y hay muchos más. Lamentablemente, Safari no funciona en Linux. Apple no se ha mostrado interesada en hacer de esto una realidad. Obviamente, Internet Explorer y sus derivados, tampoco existen para Linux, puesto que los navegadores mantenidos por Microsoft, siempre han sido de los menos funcionales y de los más inseguros, y en Linux, la seguridad es de capital importancia.

Si no estás contento con Google Docs, tienes LibreOffice. Pero eso no es todo: también tienes Calligra, AbiWord y muchos programas de oficina más.

¿Quieres trabajar en imágenes? Hay herramientas de edición de imágenes en línea como Pixler o Sumo Paint. Si no estás satisfecho con lo que estos programas tienen para ofrecer, están el poderoso GIMP y Krita. GIMP es una gran herramienta de edición de imágenes y es el sustituto ideal de Adobe Photoshop; Krita es una de las mejores herramientas para artistas y diseñadores.

De todos modos, tú no tienes que pasarte completamente a "la nube". Casi todos los servicios principales, están disponibles para Linux, incluido Dropbox, por ejemplo. Y hay soluciones de código abierto como Seafile y ownCloud.

Además de estas, hay muchas herramientas más para los usuarios exigentes, las cuales, incluso los usuarios de MAC o Windows, no pueden disfrutar.

¿Por qué Linux?

Desde un punto de vista filosófico, nuestras herramientas no deben controlarnos; sino que somos nosotros quienes debemos controlar nuestras herramientas.

¿Comerías comida de una caja sin saber qué hay dentro, o desconociendo su fecha de vencimiento? ¿Y si la misma pudiese contener ingredientes a los que eres alérgico o los cuales, simplemente, no deseas consumir? Si tu respuesta es sí, entonces este artículo no es para ti. Linux, tampoco.

Si la respuesta es no, ¿por qué no aplicar la misma lógica al mundo digital? ¿Por qué utilizar el software cuyos ingredientes están ocultos y podrían ser perjudiciales para usted? ¿Por qué aplicar ese razonamiento a todo menos a la informática, en donde tu privacidad y tu sentido de la ética juegan un papel fundamental?

En el mundo propietario, el fabricante de software o hardware toma el control, dictando lo que puedes o no puedes hacer con sus productos. Estos componentes propietarios tienen puertas traseras con las cuales el fabricante puede "comunicarse" con sus programas, los cuales, a su vez, pueden ser utilizados -y lo son- para rastrear y supervisar tus actividades.

¿Estarías cómodo viviendo en una una casa en la cual todo lo que digas está siendo escuchado y que tiene cámaras espías instaladas por todas partes para monitorear cada uno de tus movimientos? No estarías cómodo viviendo así, ¿verdad?
Ahí es donde Linux -y el mundo Open Source- entran en escena. Dado que se trata de tecnologías de código abierto y se desarrollan en público y con documentación milimétrica, se puede ver claramente lo que se hace con tus datos, con las comunicaciones, etc. Linux y Open Source te dan la seguridad de que tu ordenador no te traiciona, no vende ni filtra tus datos al "Skynet"; en realidad, te ayuda a proteger aún más tu privacidad.
Lo mejor de Linux, es que comparte el conocimiento en lugar de restringirlo. En lugar de bloquear la información sobre "cómo funciona el software" detrás de paredes fortificadas, alarmas y vallas eléctricas, Linux y Open Source nos dan acceso completo a esa vasta base de conocimientos.
Y una respuesta más a la pregunta "¿por qué Linux?": porque, además, es rentable. Ahorra dinero, no sólo para los individuos, sino también para las empresas. Y es completamente legal, por donde se lo mire y para la actividad que se necesite realizar, en cualquier entorno.

¿Cuándo Linux no es la elección correcta?

Hay ciertas personas para las que Linux no será lo mejor, y esto dolerá.
Por ejemplo, aquéllas que gustan de derrochar su dinero sin pensar en lo que están haciendo. Los que simplemente siguen la dirección del viento. Los que creen necia, ciega y ortodoxamente en que nada es mejor que Windows. Los que no presentan juicios de valor negativos frente a la piratería. La gente cuya capacidad de aprendizaje reside en un baúl herrumbrado en el fondo de su conciencia. Los que, desde su cómodo lugar, no se quieren "complicar".

Pero también hay motivos válidos, no solo inseguridad, miedo al cambio, terquedad, tosquedad e insensibilidad.

Si eres un fotógrafo profesional, un cineasta o un artista, se supone que terminarás utilizando la suite de aplicaciones de Adobe, como Photoshop, Premiere o LightRoom y otros componentes de la "Creative Cloud". En ese caso, Linux no es para ti, ya que estos programas aún no están disponibles para estos sistemas, ni hay aún aplicaciones open source que puedan competir de manera frontal y directa contra ellas.
Si eres un "gamer", o simplemente un adolescente (broma), o juegas juegos como Crysis, Call of Duty o Medal of Honor, entonces Linux tampoco será adecuado para ti, ya que tampoco está disponible este tipo de videojuegos de magnífica capacidad auditiva y visual. La gran mayoría de las empresas comerciales de videojuegos, no piensa de manera solidaria y desinteresada. Venden sus productos, lo cual hace que los comunitarios usuarios del mundo Linux no despierten interés económico para ellos.
Pero estos son casos un tanto especiales de uso; estas no son las cosas que un usuario promedio hace en su trabajo -e incluso en su hogar-.

Conclusión (del autor original del artículo).

He estado usando Linux como Sistema Operativo principal desde 2005. Hasta 2009, solía poseer Windows (en doble arranque con Linux), solamente para jugar tres juegos: Crysis, Call of duty y Medal of honor.
Una vez que dejé de jugar, Windows careció de sentido, y ya no lo he utilizado desde entonces. Más tarde, conseguí un MAC para hacer algunos trabajos de producción y edición de imágenes, y lo utilizo una vez cada par de meses sólo para trabajar en tales proyectos. Mi esposa solía ser un usuario de MAC y logré cambiarla a Ubuntu y luego a Chrome OS. Cuando estaba en Mac, a menudo me llamaba para arreglar algo, pero desde que se trasladó a Linux, sus solicitudes de apoyo fueron desapareciendo.
He migrado muchos usuarios a Linux también. La primera cosa que hago es analizar su uso de la computadora para ver si pueden vivir con Linux o no, y después sugerir el Sistema Operativo apropiado. Este artículo resume bastante bien ese ejercicio. Y una vez que cambian a Linux, admiten lo magnífico que es. Si no quieres lidiar con el incierto futuro de Windows, no deseas preocuparte por virus, puertas traseras o privacidad comprometida, si te molestan las restricciones de los programas diseñados para ser comprados, y no utilizas ninguna de las herramientas o programas comerciales mencionados anteriormente, creo que Linux es el sistema operativo adecuado para ti.
Dale una oportunidad. No te arrepentirás.

Conclusión (del autor original del blog).

He estado usando Linux como Sistema Operativo principal desde 2007. Utilizo varios de ellos, generalmente OpenSuse y Puppy Linux.
Hasta hoy, solo en algunas de mis máquinas poseo Windows (en  ediciones legales y en doble arranque con Linux), solamente para propósitos especiales, puesto que aún, Windows no es totalmente sustituible en algunos poquísimos casos. Vivo de la informática; no soy un trabajador que puede solicitar servicio técnico informático, para eso estoy yo mismo. No puedo prescindir absolutamente de Windows, cuando la enorme mayoría de mis clientes posee Windows en sus empresas y hogares y necesito estar dando asesoramiento y mantenimiento a este Sistema Operativo, casi todo el tiempo).

Una vez que empecé a pensar según mi propio discurso, y a aplicar el tajante "res, non verba", Windows careció absolutamente de sentido, y ya no lo he utilizado desde entonces para absolutamente nada que pueda hacer con Linux. No le tengo confianza. Son años y años de cuestionamientos, de profundización, de experiencia, de observación de microentornos, de estudio, investigación y comprobación de creencias y suposiciones.

Nunca tuve un MAC, aunque, francamente, no me interesa demasiado. Lo utilizaría únicamente por curiosidad, y con el tiempo, para dar mantenimiento a ese tipo de ordenador y a sus usuarios.
Mi esposa (y mi hijo, y mis amigos, y mis clientes, y yo) éramos usuarios incondicionales de Windows, y logré que, tanto ella como mi hijo, algunos amigos y clientes, se cambiaran completamente a OpenSuse. Cuando ellos usaban Windows, a menudo me llamaban porque, cada cierto tiempo, "inevitablemente se les rompía la computadora", pero desde que se trasladaron a Linux, sus solicitudes de apoyo fueron desapareciendo. Simplemente usan su ordenador, y han olvidado la necesidad de un técnico.

He migrado muchos usuarios a Linux, como acabo de comentar. La primera cosa que hago es explicarles el daño social que causan las empresas comerciales que ellos sustentan con el uso inconsciente de sus productos, la piratería y su innecesaria e indeseable presencia, el mundo de informáticos toscos que simplemente "hacen sin pensar", cercenando los caminos a la libertad de elección y libre albedrío, las ventajas del uso de Linux en las empresas en cuanto a la legalidad y robustez de dichos Sistemas, los profundos riesgos que se corren en cuanto a la privacidad personal y a la seguridad de la información usando Windows, el camino que recorre el capital cuando ellos deciden pagar el Sistema y las aplicaciones de código cerrado, y después instalarles únicamente OpenSuse como Sistema residente en el ordenador, y a veces junto a Windows, pero con arranque predefinido en Linux.
Y una vez que comienzan a utilizar Linux, la minoría de ellos admite lo magnífico que es. La mayoría, simplemente lo usa y se olvida de Windows (y de los graves problemas de Windows). La pequeña cantidad restante (compañeros de trabajo), simplemente me odia (broma no tan despegada de la realidad).

Si no quieres lidiar con el incierto futuro de Windows, no deseas preocuparte por virus, puertas traseras o privacidad comprometida, si te molestan las restricciones de los programas "trial" y "shareware", y no utilizas por verdadera necesidad -no por comodidad- ninguna de las herramientas o programas comerciales mencionados anteriormente, creo que Linux es el sistema operativo adecuado para ti.
Dale una oportunidad, mientras yo no te obligue a reconocer sus magníficos atributos (perdón por el humor un tanto ácido). Hay muchas decenas de ellos esperándote. No te arrepentirás.


Créditos.

El artículo original, fue escrito por Swapnil Bhartiya, y está publicado aquí: http://www.cio.com/article/2922426/linux/is-linux-right-for-you.html
Como todo artículo foráneo que tomo prestado, la traducción corre a mi cargo, y las modificaciones y adaptaciones introducidas -las cuales son varias-, también.